Translate

jueves, 3 de junio de 2010

La falsa honestidad.



Vivimos en un mundo donde parecer ser honesto, es lo ideal, ya que no todo el mundo lo es en realidad. Te obligan a serlo. Pero la honestidad no se lleva, no es divertida, el honesto no mola. Pero si no eres honesto empezando por ti mismo, mal vamos. Ser honesto, y no perjudicar a tu entorno no es que te obliguen a serlo sino, que es una necesidad de la persona para con los demás. Fingir honestidad simplemente, por ganar puntos, por convertir lo que está mal en bien, no nos lleva a nadie a ningún lugar. La honestidad hay que sentirla, como sientes cuando amas algo. Ser honesto, no es ser tonto, ser honesto es ser
integro. Imágenes de Google

4 comentarios:

Montse dijo...

Me considero honesta, pero hay circunstancias en la que tienes que fingirlo, la sociedad te obliga, y no puedes ser tu misma, o al menos demostrarlo. Los hay que dicen ser honestos para tapar sus verguenzas, pero a la larga todo se sabe.Es dificil encontrar una persona honesta al 100% 100.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Estimo en mucho la honestidad, ser sincero con uno mismo es la raiz para serlo con los demás.No engañarse a uno mismo y a los demás. Una persona madura, posee esa virtud humana. ¿Cómo aprenderla hoy?. Las familias están desestructuradas, con fisuras irreparables por la moda de una libertad mal entendida y los niños cada vez tienen menos ejemplos en que aprender. La honestidad en tiempos pasados era signo de dar palabra. Con un apretón de manos se sellaban compras y ventas de tierras; así lo hacía mi abuelo. Un hombre de palabra es honesto.

Sony dijo...

la honestidad dede comenzar por nosotros mismos,solo asi podremos ser honestos con los demas.

un abrazo fuerte y gracias por compartir estas reflexiones!!!!!!!

Tessa dijo...

Hola!
Tienes un gran blog! Me uno a tu grupo de seguidores.
Me gustaria que tu tambien te unieras a mi grupo de amigos y asi estar en contacto.

Saludos,
Tessa