Translate

viernes, 18 de junio de 2010

Prohibiciones


Las prohibiciones son necesarias para corregir la irracionalidad en las personas, pero cuando la prohibición en si es irracional, es la norma la encargada de destruir esta prohibición. La prohibición siempre tiene que estar sujeta a derecho, una prohibición injusta da lugar a sacar el instinto animal que llevamos dentro. Para vivir en sociedad necesitamos normas, ya que el hombre en su estado puro, es decir animal, es irracional. La racionalidad viene por la educación y la prohibición es un instrumento, que funciona como un tutor para en derezar aquello que se tuerce, que no toma el camino adecuado, para su desarrollo. La norma nunca puede ir en contra de nadie, sino a favor de todos.Imagen de Google

5 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Cualquier ley, norma conlleva derechos y deberes y prihibiciones. Pero lejos de quitarnos la libertad, éstas son como semáforos que nos previenen para tener VIDA, mejor aún, nos dan la vida y sino podemos ver cuando circulamos a todo velocidad y con unas copas de más.
Gracias por este espacio , que actua para dar vida.
Con ternura.
Sor.Cecilia

Sony dijo...

hola savia,pienso que las prohibiciones limitan a las personas pero muchas veces son necesarias para aplicar normas en la sociedad,de lo contrario cada uno haria lo que le da la gana,asi que no esta de mas recoerdar con ellas algunas cosas que no de deben hacer para vivir en armonia entre todos.

te dejo un fuerte abrazo y es un gusto visitarte y sobre leerte.

feliz fin de semana!!!!!!!

AMBAR dijo...

Hola, muy bien explicado, algo que convive con nosotros a diario, pero no siempre pensamos o reflexionmas sobre esos puntos de la vida, gracias por sacar al aire esos pequeños pero muy necesarios detalles.
Un abazo.
Ambar.

ARIADNA dijo...

estoy de acerdo contigo las normas y reglas son necesarias para formar una buena sociedad, besos, muy interesante tema nos has compartido

Montse dijo...

Si no hubiesen normas , todo seria caos y anarquia, aunque algunas son muy estrictas, puede que demasiado.