Translate

sábado, 11 de septiembre de 2010

Cocina

Si cocinas, tienes que poner amor y ternura, para que lo que crees sea totalmente delicioso. Todos tenemos cierta cualidad culinaria, solo tenemos que encontrar que es nuestro punto fuerte en la cocina, para algunos es simplemente freir, para otros guisar, para otros crear dulces marabillosos. Hay quien cubre todas la facetas de la cocina, suelen ser ya profesionales. No hay nada como comer un plato bien cocinado, y tener tambien quien te lo prepare. Pero el placer de guisar y hacer disfrutar a los demás con tus guisos es una satisfación muy grande.
Imagenes de Google.

7 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Efectivamente, es dar felicidad cuando las cosas que hacemos las hacemos por puro amor, cocinar, coser o hacerte un regalo. Es una ternura que hay que tener un buen paladar para saber saborear lo que te se ofrece sin esperar nada a cambio.
Con ternura
sor.Cecilia

Princesa115 dijo...

Yo no tengo más remedio que cocninar, pero sinceramente no me gusta...y también reconozco que no es nada gratificante.

Besos

parkerazul dijo...

A mí me gusta hacer dulces.
Pero cuando cocino, lo que sea para otras personas, si me dicen que les ha gustado, me hacen sentir muy bien, sobre todo si es de verdad.
Preciosa esa foto de la cocina económica.
Saludos

Chomp dijo...

He pensado que lo voy a hacer bien, pero como que no me queda como quisiera, sera que eso es nato?

Hasta la próxima.

Lola dijo...

Pues mira, eso mismo voy a hacer yo ahora, cocinar un rico arroz con atún.
A mi me encanta la cocina, y hacer dulces...también. El problema es que luego me los como y bueno, ya se sabe...se van acumulando donde no deben.
Me encanta la cocina de la imagen, me recuerda la de los pueblecitos.
Un besote.

Montse dijo...

Me gusta cocinar, pero muchas veces el trabajo y la alta de tiempo, me impiden hacer cosas ricas,los fines de semana me esmero mas , ya que estoy tranquila y sin prisas. Y si lo que guiso lesgusta a mi gente, mucho mejor, ya que el tiempo invertido en ese plato , vale la recompensa de que los tuyos lo disfruten y no dejen ni una miga en en plato,. La fotografia , me recuerda a la cocina en casa de mi abuela, muy bonita.

AMBAR dijo...

Hola, tienes razón, los alimentos alimentan el cuerpo, el amor alimenta el alma.

Siento tener que seguir ausente, pero son razones personales que no viene al caso poner en el blog, pero que tienen que ser atendidas.
Dije que me iva de viaje, asi es, pero lo he retrasado, eso quiere decir que volvere más tarde de lo que pensaba, las cosas no las he podido solucionar tan rápido como creí.
En estos dias de ausencia he estado preparando mi viaje por Barcelona, Zaragoza y provincia de Teruel.
Pero el hombre propone y Dios, dispone, salgo mañana para Galicia y de ahí, Dios dira.
En la primera oportunidad que tenga, pasaré a saludar y agradecer que os acordeís de pasar por mi rincón.
Miles de gracias y un gran abrazo.
Ambar