Translate

domingo, 17 de julio de 2011

Aranjuéz





Aranjuéz, dicen que es la ciudad del amor, son sus jardínes, todo un conjunto, de belleza.
La melancolía y la añoranza, se introducen en el corazón. Tiene ese algo de fantasmagórico, como sintieras que algo, no sabes el que te rodea, te mira pero tú no lo puedes ver. Sientes como que te protegen los árboles, como si entrases en otra dimensión. Y sales como purificado, pero sientes un estraño dolor en el corazón. Todo esto tiene mucha fantasía, pero es el lugar ideal para fantasear.

8 comentarios:

Montse dijo...

Un hermoso lugar que aun no conozco. besitos

espronceda- nictemero dijo...

Savia: te agradezco las imágenes que me traen muchos recuerdos de tiempos lejanos. Con mis padres y después con la que todavía es mi esposa he visitado esta bella ciudad, cuna de grandes jardines y con una historia profusa de antiguos monarcas.

El que no la ha visitado se pierde algo grande.

besos

Dorisalon dijo...

Es muy bonito. La canción de Aranjuez me encanta. Un abrazo

Dilmar Gomes dijo...

Amiga Savia, realmente, Aranjuéz, é mui bela.
Um grande abraço. Tenha uma linda semana

Princesa115 dijo...

No la conozco pero estoy deseándolo, es una de mis espinitas. Gracias por compartir.

Un beso

Teyalmendras dijo...

Impresionante la plaza de San Antonio... esa hilera se arcos en sus soportales.
Saludos ;)

La Gata Coqueta dijo...


Es saludable dejarse llevar perdiéndose en el propio "yo" interior, para que el instinto del intelecto se deje conducir donde el corazón disponga... Y así sentirse más gusto con uno mismo y con los que nos rodean.

Un placer leer tus textos que llenan e inspiran los sentimientos...

Te entrego un brazo de estelas de colores donde reposa todo el cariño que en este momento tengo reservado para ti.

María del Carmen

CarmenBéjar dijo...

Sólo he dio una vez a Aranjuez y es una de mis asignaturas pendientes. Además por entonces no sabía que un pintor español, Santiago Rusiñol, se había enamorado de estos jardines y los había plasmado en sus lienzos de manera obsesiva hasta su muerte precisamente en Aranjuez.

Saludos