Translate

martes, 4 de octubre de 2011

Apetitoso

Apetitoso,  parece y será. No hay que tener miedo a comer dulces, sino a no comerlos a todas horas, y todos los días. Pero la depresión lleva a muchas personas a buscar una satisfacción rápida, y se termina gordo como una bola, y con más depresión aún. Hay quien es feliz con sus quilitos, pero cuidado  puede dar lugar a una enfermedad sin retorno.  El control en la vida es importante, y tanto peca  lo mucho como lo poco. El azúcar es necesaria para el cerebro, nuestro cerebro deja de funcionar si no posee la glucosa necesaria para que funcione. Imagenes via web.

2 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Que buen consejo, muy acertado.

Así es como debe ser, de lo bueno poco, comiendo de todo pero con moderación, de esta forma se logra mantener una dieta balanceada y un cuerpo saludable.

Saludos Savia!

Montse dijo...

Todo lo dulce me vuelve loca, y eso que en mis tiempos jovenes trabaje en una pasteleria, y no he aburrido el dulce. El chocolate me encanta y cuando me siento triste o deprimida lo como, aunque tengo que controlarme, por suerte tengo bastante voluntad. La solución es no comprar , y asi no lo veo en casa. La salud es importante , sino se cuida un@ pasa factrura con el tiempo. Besitos.