Translate

martes, 25 de mayo de 2010

Espontaniedad, impulsividad

La espontaniedad y la impulsividad se han tachado siempre más como un defecto que como una virtud. La persona espontanea e impulsiva suelen ser los grandes creativos. Hoy más que nunca se persigue la espontaneo y al impulsivo, pués en la sociedad en la que vivimos cada vez se quiere tener más controlado al individuo. Muchos derechos humanos, pero cada vez somos tratados como un rebaño de ovejas y no se respetan los derechos humanos. El ser impulsivo se equivoca y eso son perdidas para las empresas, pero el que se equivoca, es el que aprende y conoce otros caminos. Las ovejas no aprenden ni entienden de nada, pero se limitan hacer lo que se les ordena y no dan problemas. No se dan cuenta que cuando los problemas surgen estas ovejas no saben solucionar los problemas por que no saben dar un paso sin una orden superior, es entonces cuando la empresa tiene verdaderamente perdidas. Criar ovejas sin iniciativa no lleva a ningun lado solo al estancamiento.

7 comentarios:

Antonio Misas dijo...

Yo he tenido que aplacar mucho eso de ser espontaneo e impulsivo pues en alguna empresa me han dicho que son mis grandes defectos. En otras me han dicho que a mi no me pagan por pensar y que no me tome iniciativas. Me han cortado las alas tantas veces quq un día dudé si anun podía volar. Pero ahora que llevo unos meses en el paro, creo que me he puesto a volar alto, muy alto.

Abrazos

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Todos los extremos son malos, pero prefiero la espontaneidad, a que te den sorpresas. Los temperamentos espontáneos deben de aprender a distinguir dónde pueden expresar sus sentimientos o convicciones y donde callarlos. La prudencia nos enseña para poder sobrevivir en un mundo donde no todo son ovejas, hay también lobos.
Y saí como parecen ser que las ovejas están bien domesticadas, puestas en apuro,no dudemos que se revelaran si encuentran un buen lider.
Con ternura.
Sor.Cecilia

Montse dijo...

Tambien soy muy impulsiva, y me lo echan en cara, que me tengo que callar y no decir lo que pienso.Me cuesta mucho, y ultimamente, antes de saltar sobre todo en el trabajo, cuento hasta 10 , y si noto que voy a saltar otra vez, vuelvo a contar hasta 10, pero, me corroe por dentro. Como dices solo somos ovejas en la empresa, y no tenemos derecho a tener opinión ,besitos.

Bouganvilla dijo...

En esta vida, lo que hay que ser es auténtico. La prudencia viene con los años, pero nunca hay que dejar de ser uno mismo, a riesgo de que te coman los lobos.
Saludos bouganvilleros.

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Si yo soy inpulsiba, sobre todo
para escribir,me eh metido en
problemas por eso,digo lo que
siento sin pensarlo mucho.
Gracias amiga por compartir,
tan buen escrito como siempre los,
haces reflexionar.
Abrazos cuidate mucho.

Gran Visigoda dijo...

Una cosa es ser espontaneo e impulsivo y otra cosa ser una oveja sin inicativa, hay personas que sin esa espontaneidad ni impulsividad, en un "quehacer" poco a poco y callado van creando maravillas y no por ser reflexivos y prudentes se dejan domesticar.Hay muchas personas a las que la fuerza se les va por la boca.Un saludo

Joan dijo...

Muchisima razón en tus palabras.

Joan