Translate

jueves, 27 de mayo de 2010

No hagamos de los vicios, virtudes.

El vicioso se destruye sin más, el virtuoso progresa y se hace más grande. El vicioso entretiene y hace gracia, aunque algunos causa pena. El virtuoso aburre, causa grima, pero a algunos causa admiración y adoración. El vicio no es bueno, es un defecto, pero hay quien no sabe que es un vicioso, hay quien presume de serlo, y hay quien vive mortificado por él, sin saber como librarse de este acto. Uno se obceca en ser el mejor, el otro en cometer el mismo error. Ser virtuoso es un don, ser un vicioso una desgracia. El virtuoso nace y se hace. El vicioso se hace. Ser vicioso es culpa de la sociedad, de las circunstancias en las que se vive, y la debilidad de la persona. Hay quien promociona el vicio para conseguir sus fines manipulando a su antojo a los demás. El vicio es un arma letal para los débiles, pero la virtud de estos estaría en reconocerlo y atajarlo. Un vicioso siempre es alguien en potencia de ser un virtuoso, si sabe salir del vicio que le tiene preso.

4 comentarios:

Antonio Misas dijo...

Savia,
Con la boca abierta estoy. Espero haber salido definitivamente y no volver nunca más, soy de esa clase de tipos debiles que con dos copas pierden la voluntad y se dejan llevar. Lo conté un poco en mi blog en "octubre, octubre".
Tus reflexiones siempre me recuerdan el buen camino, no dejes de plasmarlas nunca para que yo pueda venir a leerlas y si tardo, me vas a buscar.
Gracias y abrazos

Montse dijo...

Aqui podria escribir paginas sobre el vicio,tu lo resumes con pocas palbras.Estoy de acuerdo en lo que dices.Ademas hay vicios que te convierten en esclavo y dependes de ellos.Triste pero real.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Está en lo cierto amiga Sabia, la felicito nuevamente por la agudeza de presentarnos estas enseñanzas de vida.
Con ternura.
Sor.Cecilia

mimbre dijo...

Hola Savia...
Una entrada para meditar...Como bien dices, los vicios aferran a los seres de poca voluntad, pero potencialmente son fuertes. Falta que reconozcan que estan errados y retomen el camino correcto. Muy buen post.¡¡
Un abrazo
Osvaldo