Translate

viernes, 22 de abril de 2011

Caracol caracola

Aunque la caracola perdio el caracol, ella sigue viva y aún más hermosa, ya no tiene el animal dentro, es de los esqueletos más agradables a la vista que puedan haber, en cambio el animal que contiene ¡ que feo es !. Esto demuestra que la belleza esterior, nos confunde, y lo que contiene en su interior puede ser totalmente repulsivo.Imagenes de Google.

9 comentarios:

Dilmar Gomes dijo...

Passando por aqui para deixar o meu carinho e o meu abraço.

VivisPato dijo...

Que razon hay en tus palabras, dejarse llevar por las apariencias es uno de los errores mas comunes y donde cometemos mas injusticias...

Teyalmendras dijo...

Casi siempre las caracolas siguen re habitadas por cangrejos ermitaños, no me extraña en absoluto… a mi me gustaría tener una casa así, sin hipoteca…
Saludos ;)

Princesa115 dijo...

Por supuesto que la belleza exterior nos puede confundir, es la vida misma.

Un beso

Katy dijo...

Muchas gracias Savia por tu comentario en Ciudadana. Tienes un bello blog. Lo que dices de las apariencias es totalmente cierto. Nunca hay fiarse aunque si gar una oportunidad.
Un saludo

Mª José dijo...

me encanta cuando pones una caracola en la oreja y parece que se escucha el ruido del mar
Feliz Domingo

AMBAR dijo...

Hola, después de unos días de un poco más de trabajo, vuelvo a visitaros a todos, es un placer entrar en cada uno de vuestros rincones.
Volveré a leeros con más detenimiento.
Un abrazo.
Ambar.

Jabo dijo...

Hola Savia: tienes razón. El mundo animal nos da infinidad de ejemplos en los que "lo bonito, lo bueno" está por fuera.
Pero los humanos tenemos lo mejor "por dentro".
Abrazo. Jabo

Wundemar dijo...

O puede ocurrir a la inversa: que una apariencia angelical y majestuosa esconda una personalidad tremendamente malvada.

En cualquier caso, nunca hay que permitir que el juicio de valor venga basado en el envoltorio de los seres.

Un saludo muy cordial.