Translate

viernes, 18 de junio de 2010

Joyas






Joyas que dan ganas de poseer, pero cuando no tienes ningún uso que darles puedes prescindir totalmente de ellas. En realidad quien las puede disfrutar es aquel que las puede lucir o regalar, a la persona que considere que lo merece y que lo aprovechará. Siempre han sido una señal de distinción entre los mortales. Esto nos hace ver la realidad, no todos somos iguales. La vida es muy hermosa a veces, pero es triste que no siempre caigan en manos que realmente lo merezcan. Son la tentación de muchos que da lugar a perderse de la forma más miserable, por querer pertenecer a un lugar que no les corresponde. Tienen la Joyas algo de mágico, pues siempre logran poner a quien las luce en su lugar. El que las merece las luce con esplendor, y quien no, hace de la persona un ser patético y ridículo.Imágenes de Google.

5 comentarios:

Pilar dijo...

Adoro las joyas, me vuelven loca las piedras brillantes, pero nunca encuentro el momento y el lugar, puestas me parecen ostentosas y creo que crean una barrera entre quien las lleva y las admira y en ocasiones convierten a quien las luce en mero portador.

Pero que lindas son.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Menos mal...no me dio por tener joyas, no es que no me gustarán, pero no son útiles y siempre he sido uan mujer muy práctica.Joyas las apropiadas a la ocasión y despues bien guardadas.
Gracias y buen fin de semana.
Sor.Cecilia

Estrella Altair dijo...

Me apasionan por su belleza, pero mas verlas, que tenerlas...

quizás sé lo mucho que cuesta sacar esas piedras a la tierra, y la esclavitud que suponen..ejemplo Sierra Leona..

por eso prefiero la bisuteria... la fina y la mas basta.

Un beso

Montse dijo...

Me gustan mucho ,aunque no las llevo, nadie me las regala, jejeje, y tampoco las llevaria, ya que me veria rara, soy mas bien de llevar cosas sencillas, pero no por eso dejo de admirarlas.

AMBAR dijo...

Las joyas son preciosas y algunas muy valiosas, pero no necesarias, para ser feliz, hacen falta las joyas del alma.
Interesante artículo.
Un abrazo.
Ambar.