Translate

martes, 1 de marzo de 2011

Amarillo


Dicen que el color amarillo, pertenece al chacra del estomago, las tripas, es decir las visceras del sistema digestivo. Si controlamos todo lo que nos produce nausias, todo lo que nos hace explotar y viene de las tripas, diriamos que somos gente fria que calculadora. Pero hace mucha falta en realidad dosis de esto, pues en el mundo donde nos movemos, nos estamos jugando constantemente el tipo. Y nuestro enemigo sabe perfectamente, donde pinchar, para provocar su objetivo. No pensemos nunca con las tripas, pués nos llevan nada más, que al fracaso. Imagenes de Google

9 comentarios:

Montse dijo...

Dicen tambien, que el amarillo es el color de la envidia, a mi me gusta, pero no muy chillon, jejeje.Yo me juego el tipo a cada momento, a veces me sale bien , otras no, pero no hay que dejarse pisar por nadie.Besitos.

adela mendo flores de mollán dijo...

este color ,es mi favorito es el color de la alegria ,de la juventud,de la luz ,es el color de la AMISTAD,gracias a ella te conozco buen blogs meditación profunda ,voy a seguirte espero que estemos en contacto .
Mua...I love you
bendiciones
ADELA

Dorisalon dijo...

A veces es difícil controlar eso que nos sale de las tripas y nos complicamos la vida. Yo soy una de esas personas

El amarillo también hay personas superticiosas que dicen que da mala suerte.

Trini Altea dijo...

Cuantas cosas aprende uno.

http://bonsais-trini.blogspot.com/

Renacer** dijo...

Pues a mí me gusta el amarillo, lo comparo con la luz y el vitalismo, a mis tripas las controlo todo lo que puedo
Besos y abracitos

Аmanecer dijo...

Ahora puedo decir, que he logrado no pensar con las tripas...

Pero lo que no he logrado es dejarme cautivar por el amarillo...

Gracias por tu visita a mi-tù casa, y seguirme.

Besos

aspirante dijo...

A veces hay que morderse la lengua y ocultar los sentimientos y pensamientos.

manly dijo...

Hay ocasiones para actuar con "las tripas" y ocasiones en las que no, la dificultad estriba en saber cuándo.
Saludos.

Marial dijo...

Comparto las opiniones anteriores sobre lo positivo y la vitalidad que nos trae el color amarillo. Sin embargo también estoy de acuerdo contigo Savia, que si fuéramos capaces de no dejarnos llevar por la bilis, nuestras relaciones serían mucho mejores y sin duda seríamos más felices. Quedémonos con los elementos que facilitan la digestión y no con los que nos indigestan. Un saludo y ojalá que encuentre el tiempo necesario para pasarme por aquí más a menudo.